Un abuelo descubre que su nieto tiene un tumor gracias a sus caricias

No fue un pediatra quien descubrió el tumor del pequeño Ascanio Maria, sino su abuelo. Y lo hizo con uno de los mayores gestos de amor que se puede tener con un nieto. Como venía siendo habitual, el pequeño niño italiano de dos años y su abuelo pasaban mucho tiempo juntos. Sin embargo, un día todo cambió. Lo hizo cuando el mayor, mientras estaban jugando en el sofá, acarició la barriga del niño y se dio cuenta de que había algo que no era normal. Volvió a pasarle la mano por el vientre y certificó que tenía un bulto rugoso.

Ante la duda, el abuelo le comunicó a los padres del menor lo que había encontrado y éstos decidieron llevarlo urgentemente al hospital para que se le hicieran las pruebas necesarias. El resultado de las mismas confirmaron las sospechas: el niño sufría nefroblastoma de Wilms, un tipo de cáncer abdominal. En concreto, sufría nefroblastoma bilateral multicéntrico. La ecografía que se le realizó mostró que el tumor tenía ya nueve centímetros en el riñón derecho y el izquierdo, aunque menos afectado, también estaba seriamente en peligro.

abuelo cancer

Como no podía ser de otra manera, el objetivo de los médicos desde el primer momento fue salvarle la vida a Ascanio, por lo que decidieron que la mejor opción era intervenirlo quirúrgicamente. Y así hicieron con el objetivo urgente de eliminar las zonas afectadas en ambos riñones. Después de una primera operación, llegó otra en la que fue el riñón izquierdo el foco de trabajo de los doctores. Así, lograron recompactar las dos partes del mismo.

Esos fueron los primeros pasos de este duro tratamiento que continuó con más de 40 sesiones de quimioterapia y que permitieron al pequeño Ascanio salir adelante. Y todo ello después de unas caricias que resultaron ser vitales pues, según expusieron los médicos a sus padres, si se le hubiera tardado en detectar el tumor unas semanas más, ya nada se podría haber hecho por salvarle la vida.

En la actualidad, Ascanio Maria tiene 7 años de edad, cuenta con un día a día de lo más normal, no ha tenido que ser sometido a diálisis y posee únicamente lo que son dos partes de los riñones. No obstante, no se descarta que cuando crezca tenga que someterse a algún tipo de trasplante. Pero por ahora no es necesario. Vive feliz y con una notable calidad de vida gracias a su querido abuelo.

Nefroblastoma de Wilms

El nefroblastoma de Wilms golpea fundamentalmente en edades tempranas. En el mundo hay unos 250.000 niños afectados con este tumor abdominal, que alcanza un 90% de curación. Aunque en la actualidad se desconocen las causas de esta grave enfermedad, se considera que puede estar relacionada con ciertas anomalías congénitas. No obstante, cada vez se conocen más datos referentes a este tumor:

  • Por regla general, suele aparecer en menores de 3 años. Sólo en casos muy concretos ha surgido después de que los niños cumplieran los 8 años de edad.

  • Entre los síntomas de este tumor están los dolores abdominales, fiebre, estreñimiento, una presión arterial alta, problemas de inapetencia, vómitos y náuseas, hinchazón del vientre, sensación de malestar general y un color de la orina absolutamente anormal.

  • Los pruebas que se realizan para poder diagnosticar este tumor son análisis de orina, radiografía y ecografía abdominales o análisis de sangre, entre otras.

  • Es más habitual en gemelos y entre hermanos.

  • Los niños que sufren esta enfermedad cuentan con un 90% de probabilidad de curarse. Y de esto es un buen ejemplo el pequeño Ascanio.

Entradas Recomendadas

Dejar un Comentario