El árbol de los deseos que cambió un hospital

Aunque parezca mentira, todavía hoy en día, en este mundo que va tan rápido, digitalizado y casi robotizado en el que nos ha tocado vivir, existen personas en los hospitales que apuestan por hacer su trabajo diario con todo el cariño y la humanidad que puedan ofrecer.

Recuerdo una iniciativa puesta en marcha estas pasadas Navidades en el Hospital Vázquez Díaz de Huelva con la que un grupo de enfermeros intentaron acercar la magia y la ilusión a pacientes y familiares que allí se encontraban en unas fechas tan señaladas. Entre todos pensaron poner en la entrada de este hospital un árbol de Navidad gigante y le encargaron a los niños ingresados en la Unidad de Salud Mental Infanto-Juvenil (USMI) -situada en la quinta planta de este centro-, que hicieran unas tarjetas para decorar el árbol en las que escribieran un deseo.

Estos niños se pusieron manos a la obra y con todo su esfuerzo y su cariño hicieron cientos de tarjetas con multitud de formas (camellos, campanas, estrellas, abetos…) y unos preciosos colores brillantes. Cuando acabaron, metieron las tarjetas y varios rotuladores plateados y dorados en una caja, y la colocaron junto al árbol para que cualquier visitante o paciente volcara en ellas sus deseos, sus ilusiones e incluso sus preocupaciones. “El Árbol de los Deseos” lo llamaron.

enfermeras arbol

¡La respuesta fue impresionante! A los pocos días, el árbol se caía de la cantidad de tarjetas que colgaban de sus grandes ramas. Incluso recuerdo algunas personas que no sabían escribir pero no dudaron en buscar a algún enfermero para que pudiese plasmar en su tarjeta lo que querían expresar. Nada impediría que sus deseos no estuviesen en el árbol.

Sin duda, una iniciativa maravillosa la que tuvieron estos niños y los profesionales del hospital. Ojalá sigamos pensando que los pequeños detalles llenan la vida y engrandecen el corazón. Ojalá no dejemos nunca de poner nuestra humanidad en el trabajo de cada día. Como dice el proverbio chino, “en ocasiones el batir de las alas de una mariposa puede provocar un tsunami en la otra parte del mundo”.

Entradas Recomendadas

Dejar un Comentario