HUELVA INFORMACIÓN

En Prensa

Cienciaterapia para niños hospitalizados

El proyecto del onubense Jesús Ángel Gómez ha sido elegido para el programa Think Big

T. LOJO / Acercar la ciencia a los niños y jóvenes que están ingresados en los hospitales de Huelva a través de divertidos experimentos para entretenerlos y hacerles más amena su estancia en las instalaciones hospitalarias es la finalidad de Cienciaterapia, un proyecto del joven onubense Jesús Ángel Gómez, que ha sido elegido por la Fundación Telefónica para formar parte del programa Think Big. El objetivo de éste es fomentar las habilidades sociales y personales de jóvenes, con edades comprendidas entre los 15 y los 25 años, por medio de ideas que contribuyan a mejorar su comunidad, barrio o entorno.

En esta edición del programa Think Big se han presentado 1.276 proyectos procedentes de distintos países, de los cuales se seleccionaron 300, entre los que se encuentran 45 de jóvenes andaluces (19 de Sevilla, 10 de Málaga, 5 de Granada, 4 de Cádiz, 4 de Jaén, 1 de Almería, 1 de Córdoba y 1 de Huelva). Personal de Telefónica asesora a los autores de las propuestas elegidas durante el proceso de desarrollo del proyecto. Gómez cuenta con la colaboración de Mª del Carmen Gutiérrez.

Aunque la idea de Cienciaterapia, una iniciativa sin ánimo de lucro, es de Jesús Ángel Gómez, licenciado en Química por la Universidad de Huelva, forman parte de este proyecto Mauricio Lineros y Javier Porcel, estudiantes de Química de la UHU; Daniel Cumbrera, estudiante de Psicología de la Onubense, y David Vázquez, maestro de Educación Especial.

Gómez, que es natural de San Bartolomé de la Torre, siempre tuvo en mente realizar algo para hacer más liviana la estancia de los niños en los hospitales, y pensó que una manera de hacerlo era mediante la ciencia, con experimentos “que llaman la atención de los chavales, los distrae y les ayuda a olvidarse durante un rato del hospital”.

Desde un principio tuvo claro que la ciencia iba a ser el medio pero necesitaba un equipo para dar forma al proyecto, por lo que se puso en contacto con Mauricio Lineros y Javier Porcel para que le ayuden en la parte experimental, y con Daniel Cumbrera y David Vázquez, en el trato con los menores.

El artífice de este proyecto señala que aparte de que los menores -va dirigido a chavales con edades comprendidas entre los 5 y los 17 años- pasen un rato divertido se pretende que aprendan ciencia de una manera sencilla y cercana, “acercarle la ciencia como algo divertido, que despierte en ellos su interés”.

Gómez subraya que serán experimentos “sorprendentes” pero totalmente seguros tanto para los pequeños como para su equipo. Ahora se encuentran inmersos en el proceso de desarrollo del proyecto. Para su puesta en marcha necesitan la colaboración de empresas, asociaciones o entidades públicas y privadas ya que el instrumental de laboratorio para llevar a cabo los experimentos “es caro”.

Enlace a la noticia: http://bit.ly/1VVWG47

Entradas Recomendadas

Dejar un Comentario